Leptospirosis: una enfermedad poco conocida

La enfermedad de Weil o Leptospirosis es una enfermedad bacteriana, causada por un organismo microscópico con aspecto alargado, teniendo, la variedad patógena 170 serotipos diferentes. La rata gris (Rattus norvergicus) es portadora de una variante que produce la enfermedad de Weil. Otras variantes se encuentran en otros animales como la vaca.

Rattus norvegicus

Aunque las ratas son las principales portadoras de la enfermedad, los ratones y particularmente en el caso de ratón casero (Mus domesticus) son importantes portadores de algunas variedades de Leptospirosis. Hay evidencias de riesgo para el hombre y aunque no es fatal, la enfermedad transmitida por el ratón puede ser extremadamente debilitante. Y se supone que muchas personas han contraído la enfermedad sin que haya sido reportada, ya que suponían que era un fuerte resfriado.

Las ratas llevan estos organismos en los riñones y excretan las leptospiras por la orina. El hombre y otros animales entran en contacto con la orina infectiva y contraen la enfermedad. Las leptospiras consiguen entrar en el cuerpo a través de cortes y rozaduras de la piel o a través de las mucosas de la nariz, orejas o boca. Las ratas jóvenes desarrollan una resistencia contra la leptospirosis de forma que no sufren daños en sus riñones pero a cambio permiten la multiplicación y dispersión de las leptospiras.

Leptospira

Sorprendentemente, las ratas muertas son tan peligrosas como las vivas. Las leptospiras sobreviven durante varios días y si la orina contamina suelos húmedos pueden sobrevivir varias semanas.

Las heces no son peligrosas si no están mezcladas con orina. Si las heces están secas, hay un riesgo muy bajo de contraer la enfermedad.

La enfermedad de Weil tiene una sintomatología muy similar a una gripe. Los primeros signos aparecen 3 o 4 días después del contacto con la rata o su orina, produciendo un fuerte dolor de cabeza que dura de 6 a 7 días, que puede desencadenar meningitis. A partir del octavo día se produce un fallo renal, entonces el organismo se extiende por los tejidos de distintos órganos como hígado, riñones, páncreas e intestinos.

El tratamiento se realiza normalmente con antibióticos. Penicilina intravenosa o para las variedades menos severas, Ampicilina vía oral.

Afortunadamente no se reportan muchos casos al año (entre 30 o 40). Aunque hay que tener en cuenta todos esos casos que pasan como un simple resfriado o gripe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

6.426 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress