¿Puede la peste volver a ser un problema?

La peste es principalmente una enfermedad de los roedores, desarrollándose en ellos, muy rápidamente, una septicemia aguda y fatal.

Cuando la rata muere por esta enfermedad, las pulgas infectadas de las ratas (Yersinia pestis) abandonan al huésped y buscan otra víctima. En muchos casos se trata de humanos y se ha de decir que la pulga de la rata lo hace con cierta predilección. La peste bubónica es transmitida tanto por la regurgitación de una masa de bacilos contenidos en el tracto digestivo de la pulga o directamente de las piezas bucales infectadas. La medicina moderna cuenta con posibilidades de dar respuesta cuando el patógeno es una bacteria, con antibióticos y vacunación masiva.

Contagio de la Peste Negra

El problema radica en diagnosticar a tiempo en el caso de la peste neumónica. El tiempo de incubación es rápido dando unos síntomas semejantes a un resfriado y las víctimas padecen estornudos continuos. Le sigue el colapso del sistema linfático, dejando al paciente inconsciente en unas 48-72 horas en los casos más severos. La infección bacterial en el hombre es transmitida principalmente en forma de aerosol mediante estornudos, es muy contagiosa.

Otro patógeno similar y a veces confundido con la peste es la Tularemia (Pastuerella tulariensis). A parte de las ratas, los reservorios naturales de la enfermedad son ardillas, marmotas, conejos, liebres o lemmings. Se transmite por la picada de garrapatas, pulgas y, algunas veces, moscas. Esta enfermedad sólo se encuentra en el hemisferio Norte, teniéndose citas en países escandinavos, Rusia y USA.

Otra enfermedad similar es la Pseudotuberculosis (Pasteuerella pseudotuberculosis), más frecuente en África, pero también citada en USA y extremo este de Rusia, siendo otra vez la pulga el vector. La sintomatología de la enfermedad es muy similar a la tuberculosis y a veces a los del tifus, con un elevado índice de mortalidad. Algunas personas sólo padecen un leve cuadro de síntomas similar a los provocados por la apendicitis.

Peste Bubónica

Durante más de 3000 años la Peste Bubónica ha estado presente en varios países del mundo. Se citó en China hace 224 años antes de Cristo, pero la epidemia más importante de los últimos tiempos ocurrió en el siglo XIV. Empezó en el desierto de Gobi en 1320 y en el año 1400 la población de china se redujo al 30%, cayendo de los 120 millones hasta los 90 millones. En la ciudad de El Cairo murieron medio millón de personas a una media de 7000 personas por día en el momento más intenso de la infección. En el año 1349 se redujo en 1/3 de la población del mundo musulmán.

La peste volvió a Europa en el 1361, 1363, 1369, 1371, 1374, 1375 y 1390 hasta el 1400. La población Europea también se vio diezmada considerablemente.

Las últimas citas en China fueron en 1894 dispersándose a África, USA y algunas Islas del Pacífico. En India en 1918 murieron 10 millones de personas, viéndose afectadas más recientemente (1998) muchísimas personas.

Peste Bubónica

Hay muchos reservorios de este enfermedad en países en vías de desarrollo, especialmente en Asia, África, América del Sur y Central, dándose citas esporádicamente en Australia.

El índice de mortalidad es por lo general, elevado, excepto si las personas infectadas son tratadas, evolucionando entonces favorablemente el 30-70% de los casos. En cambio, si adquieren la variedad neumónica, alrededor del 95% suelen perecer si no son tratadas.

La forma más virulenta de la enfermedad genera una septicemia (invasión virulenta de una bacteria del sistema sanguíneo de un organismo donde se multiplica y descarga sus productos tóxicos) y el 100% de las personas infectadas morirán si no son tratadas y sólo sobrevivirá el 5-10% si se diagnostica y trata a tiempo. Incluso en la actualidad siguen muriendo personas en México, Norte América, India, África e incluso Europa del Este debido a distintas variedades de esta enfermedad.

La enfermedad tiene un amplio reservorio natural en los mamíferos que forman madriguera, esto explica el porque cabe la posibilidad que la enfermedad salte entre especies, afectando a ratas cuando utilizan las madrigueras de otros animales infectados. Las pulgas infectan a las ratas y al hombre cuando convive cerca de ellas.

Xenopsylla chepsis (Pulga de la rata oriental)

No es improbable que esta enfermedad se vuelva a extender otra vez, incluso en Europa. El desencadenante de un episodio epidémico de peste puede ser debido a un terremoto o un cambio climático brusco, el reservorio está claro, las ratas. Las guerras y los movimientos migratorios también puede dispersar una enfermedad como la peste. Otra preocupación para la salud mundial es la posibilidad de que sea elaborada como arma biológica y que sea dispersada en las ciudades con poblaciones de ratas cada vez más numerosas. Uno de los últimos brotes de consideración acontecidos en la India, hizo que muchas compañías aéreas evitasen las zonas afectadas, la gente de esa región se mantuvo en cuarentena y no se les permitió viajar.

Recordar que han muerto más personas de las enfermedades cuyo origen son las ratas que las ocasionadas por guerras. ¿Puede volver a ocurrir en estos tiempos que corren?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

6.426 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress